La Santa Alianza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Santa Alianza

Mensaje  Gonzalo el Sáb Abr 19, 2008 12:30 am

El papado, la suprema autoridad de la Iglesia católica, es la más antigua organización del mundo y la única institución que floreció durante la Edad Media, un actor privilegiado durante el Renacimiento, uno de los protagonistas de la Reforma y la Contrarreforma, la Revolución Francesa y la era industrial, del ascenso y caída del comunismo. Durante siglos los Papas, basándose en su famosa "infalibilidad", centralizaron el impacto social que los acontecimientos históricos iban sucediendo en el mundo. El historiador Thomas Babington en su estudio sobre la historia del protestantismo afirmaba que los papas supieron centrar a la Iglesia, así como amortiguar su impacto en los eventos históricos y remarcando su habilidad para apropiarse o adaptarse a los nuevos movimientos sociales que iban formándose a lo largo de los siglos.

El emperador Napoleón Bonaparte consideraba al papado como "uno de los mejores oficios del mundo" y Adolf Hitler "uno de los más peligrosos y delicados de la política mundial". Napoleón estimaba la fuerza de un solo Papa con la fuerza de un regimiento de doscientos mil hombres. Realmente el papado ha actuado siempre con dos caras a lo largo de toda la historia, la de cabeza de la Iglesia católica en todo el mundo y la de una de las mayores organizaciones políticas del planeta. Mientras los papas bendecían a sus fieles por un lado, recibían a embajadores y a jefes de Estado de otros países, y enviaban nuncios y legados en misiones especiales, por el otro.

Este poder llevó a mucha gente a ver a los papas más como "padres de los príncipes" que como "vicarios de Cristo". Los Sumos Pontífices clamaban desde el siglo VIII la primacía y la jurisdicción universal para sus actos hasta que en 1931 con la creación de Radio Vaticano hizo posible esa primacía y jurisdicción al establecer un permanente contacto con el mundo. Durante la Reforma, Lutero atacaba el papado como un mal humano innecesario. El historiador católico lord Acton, criticaba la excesiva centralización del papado y tras un viaje a Roma afirmaba que "el poder corrupto y el poder absoluto, corrompe absolutamente". La historia de la Santa Alianza, el servicio de espionaje vaticano, no puede ser relatada sin contar la historia de los papas y la historia de los papas no puede ser relatada sin contar la historia de la Iglesia católica.

Lo que está claro es que sin el catolicismo no existiría el Papa y como escribió Pablo VI en su encíclica Ecclesiam Suam, "sin el papa la Iglesia católica quizás no sería católica". Lo realmente cierto es que sin el poder real que los papas han tenido, no existiría la Santa Alianza o el Sodalitium Pianum, el contraespionaje. Ambos, han formado parte de ese engranaje que han ayudado a construir. La Santa Alianza desde su fundación en 1566 por orden del papa Pío V y el Sodalitium Pianum (S.P) desde su fundación en 1913 por orden del papa Pío X.

Otro historiador, Carlo Castiglioni, autor de una de las mejores enciclopedias sobre los papas llegó a escribir, "la triple tiara que portan los pontífices simboliza sin duda alguna el poder de estos en el cielo, en la tierra y en el mundo terrenal (underworld)". Esta afirmación sería fácil de explicar. En el cielo, el Papa tiene a Dios; en la tierra, el Papa se tiene así mismo; y en la clandestinidad (underworld), el Papa tiene a la Santa Alianza.

A pesar de que la autoridad papal fue cambiando por las modernizaciones y las renovaciones, por la política y la economía, los intereses de la Iglesia fueron siempre el motivo por el que se movieron los espías del Vaticano. Los expertos vaticanistas aseguran que la Iglesia y las estructuras papales jamás han abandonado su imagen de Imperio, observando que los aspectos de culto a la figura de un emperador han sido simplemente trasladados a la del Papa.

Los cuarenta papas que han gobernado, o mejor dicho "reinado" desde la creación de la Santa Alianza, desde Pío V a Juan Pablo II, han tenido que enfrentarse a descristianizaciones y cismas, revoluciones y dictadores, colonizaciones y expulsiones, persecuciones y atentados, guerras civiles y guerras mundiales, asesinatos y secuestros. La política de los papas era un objetivo y la Santa Alianza tan sólo un poderoso instrumento para llevarla a cabo.

Desde los siglos XVI al XVIII los enemigos con los que el papado y la Santa Alianza tuvieron que enfrentarse serían los liberalismos, constitucionalismos, democracias, republicanismos o socialismos. En los siglos XIX y XX, esos enemigos se convirtieron en darwinismo, americanismo, modernismo, racismo, fascismo, comunismo, totalitarismo o revolución sexual y en el XXI, será el intrusismo de los científicos en el escrutinio de cuestiones religiosas, el bloque único político, la superpoblación, el feminismo o el agnosticismo social.

En Alemania, el obispo Nikolaus von Hontheim (1701-1790) escribía bajo pseudónimo, la necesidad de acabar con la centralización del papado y descentralizarse en un mayor poder episcopal y llevando al Papa a la figura única de autoridad delegada. En 1767 la República de Venecia publicó en italiano los trabajos de Hontheim y sus copias distribuidas en España, Francia, los Países Bajos y Alemania. A pesar de los agentes de la "Orden Negra", una especie de fuerza de choque de la Santa Alianza, encargados de destruir el mayor número de copias, la obra condenada por Clemente XIII encontró una amplia resonancia en los países europeos y en especial en Austria donde el Emperador apoyaba la teoría del obispo alemán. José II de Austria estaba de acuerdo con las teorías de Hontheim y en especial con aquellas que limitaban el poder papal y que él consideraba que interferían como autoridad rival en su propio país.

Este hecho viene a demostrar que muchas veces la política vaticana y su servicio secreto fueron siempre en paralelo, utilizando diferentes métodos con el único fin de alcanzar un mismo objetivo. Por un lado el Papa negociaba la paralización de medidas contrarias a Roma y por el otro, la Santa Alianza y la "Orden Negra" intervenían en la destrucción del manuscrito de Hontheim.

David Rizzio, Lamberto Macchi, Roberto Ridolfi, James Fitzmaurice, William Parry, Marco Antonio Massia, Giulio Alberoni, Alejandro de Médicis, Giulio Guarnieri, Tebaldo Fieschi, Charles Tournon, John Bell o Giovanni DaNicola fueron algunos de los agentes de la Santa Alianza que con sus operaciones cambiaron el curso de la historia desde la mitad del siglo XVI hasta el siglo XXI.

Ludovico Ludovisi, Lorenzo Magaloti, Olimpia Maidalchini, Sforza Pallavicino, Paluzzo Paluzzi, Bartolomeo Pacca, Giovanni Battista Caprara, Annibale Albani, Pietro Fumasoni Biondi o Luigi Poggi fueron algunos de los poderosos jefes del espionaje pontificio que decidieron y ordenaron siempre en defensa de la fe, operaciones encubiertas, asesinatos políticos y de Estado o simples “liquidaciones” de personajes secundarios que interferían en la política del Papa de turno y en la de Dios en la tierra.

Se asesinaron a reyes, se envenenaron a diplomáticos, se apoyaron a bandos en conflicto como norma de la diplomacia pontificia, se cerraron los ojos ante catástrofes y holocaustos, se financiaron a grupos terroristas y a dictadores sudamericanos, se protegió a criminales de guerra y se lavó dinero de la mafia, se manipularon mercados financieros y provocaron quiebras bancarias, se condenaron conflictos mientras se vendían armas a los combatientes todo ello en nombre de Dios y la Santa Alianza y el Sodalitium Pianum fueron sus herramientas.

Desde que el inquisidor Pío V, santificado años después, fundara el espionaje vaticano en el siglo XVI con el único objetivo de acabar con la vida de la hereje Isabel I de Inglaterra y apoyar a la católica Maria Estuardo, el Estado Vaticano jamás ha reconocido la existencia de la Santa Alianza o del contraespionaje, el Sodalitium Pianum, aunque sus operaciones pueden decirse que han sido un "secreto a voces". Simon Wiesenthal, el famoso cazanazis declaró en una entrevista, que "el mejor y más efectivo servicio de espionaje que conozco en el mundo es el del Vaticano". El cardenal Luigi Poggi, a quien definían con el apodo del "espía del Papa" (Juan Pablo II) fue quien llevó a cabo una de las mayores modernizaciones de la Santa Alianza debido a sus estrechos contactos con el Mossad israelí. Gracias a Su Eminencia, el servicio secreto israelí pudo desarticular un atentado contra la primera ministra Golda Meir durante una visita a Italia. Poggi sería también el responsable de encauzar los fondos necesarios del Vaticano a través del IOR de Paul Marcinkus, para financiar al sindicato Solidaridad dirigido por Lech Walesa. Esta sería una operación conjunta entre la CIA de William Casey y la Santa Alianza.

En sus cinco siglos de historia, la larga sombra de la Santa Alianza se ha hecho visible en las luchas contra Isabel I de Inglaterra o en la matanza de la noche de San Bartolomé; en la aventura de la Armada Invencible; en el asesinato de Guillermo de Orange y del rey Enrique IV de Francia; en la Guerra de la Sucesión española o en la crisis con la Francia de los cardenales Richelieu y Mazarino; en el atentado contra el rey José I de Portugal; en la Revolución Francesa y en Austerlitz; en el ascenso y caída de Napoleón; en la guerra de Cuba y en la de Secesión americana; en las relaciones secretas con el Kaiser Guillermo II durante la Primera Guerra Mundial o con Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial; con el "Oro de Croacia" y con la organización Odessa; en la lucha contra el grupo terrorista "Septiembre Negro", Carlos "El Chacal" o el comunismo; en las oscuras finanzas del IOR y en sus mucho más oscuras relaciones con la masonería, la Mafia y el tráfico de armas; en la creación de empresas financieras en paraísos fiscales o en la financiación de dictadores de derechas como Anastasio Somoza o Jorge Videla; e incluso en el apoyo a sindicatos de izquierdas como Solidaridad de Lech Walesa.

Durante estos últimos cinco siglos de existencia, sociedades secretas dependientes de la Santa Alianza como el "Círculo Octogonus" o la "Orden Negra" han realizado operaciones encubiertas para servicios de espionaje de otros países como el Mossad israelí o la CIA estadounidense. Mientras estos luchaban contra un enemigo claro, el terrorismo árabe o el "maléfico" comunismo, la Santa Alianza ha sabido adaptarse a los tiempos y a las situaciones que han marcado los Sumos Pontífices, porque como dijo un día el todopoderoso cardenal Paluzzo Paluzzi, jefe de la Santa Alianza a mitad del siglo XVII, "Si el Papa ordena liquidar a alguien en defensa de la fe, se hace sin preguntar. Él es la voz de Dios y nosotros (la Santa Alianza) su mano ejecutora".

Fragmento de la introducción de La Santa Alianza, libro de Eric Frattini.

Gonzalo
Admin

Cantidad de envíos : 9
Edad : 37
Fecha de inscripción : 14/04/2008

Ver perfil de usuario http://investigacionbiblica.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La Santa Alianza

Mensaje  Jota e el Lun Abr 21, 2008 2:39 pm

El poder politico del que viene gozando el Vaticano, es enorme, ya sea mediante alianzas politicas estratégicas, o a través del enorme poder económico que posee. El Banco Ambrosiano, es una fuente inagotable de recursos con los cuales apoyar, o desestabilizar gobiernos a piacere, el caso del apoyo financiero a Lech Walessa, es solo una muestra de ello.

Jota e

Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 21/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Santa Alianza

Mensaje  Gonzalo el Mar Abr 22, 2008 1:04 am

¡Gracias Jota e por publicar tu opinión! Wink

El asunto del Banco Ambrosiano fue el mayor escándalo financiero en el que se vio envuelta la Iglesia católica.

Durante mucho tiempo, el Vaticano se relacionó con su presidente, Roberto Calvi, y el Banco del Vaticano -liderado por Paul Marcinkus durante 18 años- se convirtió en el principal accionista del Banco Ambrosiano.

El banco católico, tradicionalmente utilizado por el clero para obras de caridad, pasó a ser una enorme "lavadora" de dinero. Para ello, Calvi comenzó a hacer cuantiosos préstamos a empresas fantasmas que, para tener mayor legitimidad, mantenían cuentas en el Banco Vaticano, en las que eran domiciliados los citados préstamos. Seis de estas corporaciones tenían su sede en Panamá: Astolfine S.A., United Trading Corporation, Erin S.A., Bellatrix S.A., Belrose S.A. y Starfield S.A. Había dos empresas más establecidas en sendos paraísos fiscales europeos, Maniac S.A. en Luxemburgo y Nordeurop Establishment, en Liechtenstein. El principal propósito de estas corporaciones no era otra que hacer a Calvi más rico, financiar operaciones ilícitas y blanquear dinero para la mafia.

Mención especial para Bellatrix, controlada directamente por Marcinkus, que con apenas 10 millones de dólares de capital social, obtuvo del Banco Ambrosiano 184 millones. Con este dinero, se dedicó a comprar misiles Exocet que más tarde vendería a Argentina y serían utilizados durante la guerra de las Malvinas.

En el curso de cinco años (1972-1977), el Vaticano ha sido recompensado con cerca de 70 mil millones de liras por haberse prestado a ciertas operaciones con títulos efectuados por sociedades del grupo Ambrosiano. La función del Instituto para las Obras de Religión, que a efectos de la legislación italiana es un banco no residente, y por lo tanto no sometido a las limitaciones que rigen para los bancos italianos, consistió en actuar de pantalla en movimiento de títulos realizados por el Banco Ambrosiano.(1)
Pueden ver aquí el certificado firmado por Marcinkus sobre las asociaciones fantasmas.

Cuando todo esto salió a la luz, la Santa Sede negó toda relación con lo sucedido.
Ante este panorama, y muy decepcionado por el desentendimiento de los sacerdotes, Calvi decidió huir del país, no sin antes decirle a su familia que desde el extranjero revelaría con pruebas graves secretos que harían renunciar al papa. Al poco tiempo de la fuga del financiero, Graziella Corrocher, la secretaria de Calvi, se estrelló contra el suelo desde el cuarto piso de la sede central del Banco Ambrosiano, dejando tras sí una sospechosa nota de suicidio en la que maldecía a Calvi por el daño causado. Meses después, Giuseppe Dellacha, ejecutivo del banco, murió igualmente en extrañas circunstancias. Una horas después de que el cuerpo de su secretaria se precipitase al vacío, el 17 de junio de 1982, el cadáver de Calvi apareció colgando del puente de Blackfriar's, en Londres.

A todo esto, Marcinkus siguió negando su responsabilidad en los fraudes, y declaró, sorprendentemente, no conocer los documentos que él mismo firmaba. Durante 4 años permaneció refugiado en la Santa Sede sin poder pisar suelo italiano. Finalmente, en 1991, y tras el pronunciamiento del Tribunal Supremo italiano, fue exiliado a Estados Unidos.

-------------------
1. Gurwin, Larry, El caso Calvi. La muerte de un banquero, Versal, Barcelona, 1984.



Este es un pequeño resumen de un par de capítulos del libro Biografía no autorizada del Vaticano de Santiago Camacho. Al igual que el libro de Eric Frattini, recomiendo su lectura.

Gonzalo
Admin

Cantidad de envíos : 9
Edad : 37
Fecha de inscripción : 14/04/2008

Ver perfil de usuario http://investigacionbiblica.net

Volver arriba Ir abajo

La Santa Alianza...

Mensaje  Marcelo el Mar Abr 22, 2008 2:39 pm

Estimado Gonzalo, se que todo lo que tu publicas, atrás tiene una investigación previa seria y objetiva. Pero como siempre existen los "pero", yo te envio el mío.
No hay que ser ningun genio para darse cuenta que si uno fuera el Sr. Marcinkus, no escribiría un documento en el cual me vea comprometido.
No se, a mí me parece que tendría que pasar lo más inadvertido (fantasma) posible por futuras complicaciones como las que tuvo. Lo cual me lleva a pensar; este documento que tu citas, ¿es verdaderamente legítimo o lo crearon para generar una espectativa aun mayor y aprovecharon la ocación para deshacerse de este Señor? ¿Cómo puedo saber realemente la veracidad del documento? Hoy en día existen muchas técnicas para falsificar todo tipo de documento. Además, el encabezado del documento dice Lima - Perú. Question ¿Esto ocurrió en Italia, no?
Un abrazo muy grande y te deseo lo mejor en este controversial foro.

Marcelo

Cantidad de envíos : 2
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 16/04/2008

Ver perfil de usuario http://enlacasadedios.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Santa Alianza

Mensaje  Gonzalo el Jue Abr 24, 2008 12:51 am

Gracias Marcelo por tus "pero" Smile La idea del foro es que todo los "pero" nos acerquen un poco más a la verdad Wink

En cuanto a la autenticidad de la carta, primero aclarar que estos tipos de documentos (que avalan cierta garantía para determinadas operaciones financieras) se denominan "Cartas del Patronato".

Los tres expertos internacionales (el suizo Philippe de Weck, el italiano Carlo Cerutti y el norteamericano Joseph Brennan) que estudiaron las responsabilidades del IOR, concluyeron que dichas cartas (entre las que se encuentra la de Marcinkus) no implican la obligación de garantizar los pagos debidos a institutos o personas patronados.

Afirmaron:

Desde el punto estrictamente legal es defendible la tesis del IOR de no tener que pagar las deudas contraídas por las sociedades sombras, o sea los socios extranjeros del Ambrosiano.
Esto fue reforzado cuando apareció otro documento firmado por Calvi, en el que el banquero eximía al Banco Vaticano de todo compromiso.

En una entrevista al entonces secretario de Estado, cardenal Agostino Casaroli, publicada el 25 de agosto de 1982 en el diario El País (España), afirmó:

Al parecer de los expertos, las famosas Cartas del Patronato entran en una normal práctica bancaria.
Y añadió:

Creo que existen límites a los vínculos que muchos piensan que puedan derivar de aquellas cartas.
Aunque esto confirma la existencia "real" de la carta, no aclara la necesidad de quedar en evidencia. Tanto si fue una decisión del Vaticano o sólo de Marcinkus, creo que nunca lo sabremos...


Sobre el tema de porque la carta dice "Lima - Perú"... hay que volver un poco al comienzo de los setenta cuando Calvi instaló el Banco Ambrosiano Overseas en las Bahamas.
Después de fundar las sociedades fantasma en Panamá hizo también breves incursiones en América Central. En 1977, tras entrevistarse con el dictador Anastasio Somoza, Calvi abrió en Nicaragua el Banco Comercial del Grupo Ambrosiano. En 1978, la guerra civil nicaragüense obligó a Calvi a buscar una nueva base latinoamericana y así nació en Perú el Banco Ambrosiano Andino. Entonces Calvi trasladó a Lima, desde Managua y otros lugares, el grueso de los préstamos de las "sociedades fantasmas".

El 20 de julio de 1981, luego de meses de investigación, el tribunal encontró a Calvi y a otros tres dirigentes del grupo Ambrosiano culpables de fraude. Calvi recibió cuatro años de cárcel y una multa de dieciséis mil millones de liras (más de diez millones de dólares). Los detenidos obtuvieron la libertad bajo fianza mientras se resolvía la apelación.

En agosto de ese mismo año, los directores del Banco Andino de Perú viajaron a Milán para tener una reunión con Calvi.
Giorgio Nassano, presidente del Andino, informó más tarde al Financial Times que "él y sus colegas directores amenazaron con dimitir inmediatamente si Calvi no les ofrecía garantías de que los préstamos a las sociedades panameñas serían reembolsados". En ese momento, el endeudamiento ascendía a unos mil millones de dólares.

Y esa garantía fue la ofrecida por el IOR a través de la carta. Este es el motivo por el cual está dirigida al Banco Ambosiano Andino S.A. Lima - Perú.


Recomiendo leer aquí el artículo publicado el 28 de julio de 1982 por el New York Times (en inglés).

Quiero compartir también la respuesta que dio David Yallop, escritor e investigador inglés, en una entrevista para el diario La República de Perú, cuando le preguntaron si alguna vez habían intentado comprarlo y por cuánto:

Una vez conversé con Roberto Calvi, el presidente del Banco Ambrosiano. Calvi es el hombre que robó cientos de miles de dólares a la filial del Banco Ambrosiano en Lima, el Banco Andino. Todos sus amigos de la corrupción italiana robaron en ese banco. Lo entrevisté para "En el nombre de Dios", y cuando Calvi se dio cuenta de qué era el libro, me preguntó: "¿Cuánto quieres? Yo no quiero que este libro se escriba. ¿Cuánto quieres?". Y le respondí: "¿Qué ofreces?". "Te ofrezco un millón", me dijo Calvi. Y le contesté: "¿En qué moneda?". Y Calvi me dijo: "La que tú quieras". Al final, le expliqué: "En realidad, no voy a tomar el dinero. Sólo quería saber cuánto creías que yo valía". Y se molestó mucho.
Abrazo.

Gonzalo
Admin

Cantidad de envíos : 9
Edad : 37
Fecha de inscripción : 14/04/2008

Ver perfil de usuario http://investigacionbiblica.net

Volver arriba Ir abajo

La Santa Alianza...

Mensaje  Marcelo el Vie Abr 25, 2008 2:34 pm

Gracias Gonzalo por responder rapidamente a mis "pero".
Como dije antes, sabía que detrás de todo lo que publicas existe un tiempo invertido en la investigación.
Gracias por aclarar mis dudas.

Marcelo

Cantidad de envíos : 2
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 16/04/2008

Ver perfil de usuario http://enlacasadedios.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Santa Alianza

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.